Carta del Presidente

Estimados amigos;

Recuerdo como si fuera hoy, con placer e intensidad, aquella primavera al final de los ochenta, hace más de veinte años, cuando me fui a una antigua y prestigiosa armería de Roma y encontré, entre armas blancas, arcos y pistolas, un rifle un poco extraño.

Se podía armar sin apoyarlo al hombro, se apuntaba al suelo y no hacia el aire, tenía un alza llena de números y letras, un cañón sin calibre y una boca con un tapón blanco de forma circular.

Con gran sorpresa, mi amigo el armero, me lo puso en la mano sin desarmarlo. ¡Era un detector de metales!

Inicialmente no entendía bien como se podía cazar con él. Sin embargo, os aseguro que gracias a las pacientes explicaciones de mi amigo, este objeto cambió mi vida y me absorbió totalmente en una de las más emocionantes pasiones, que me han acompañado hasta el día de hoy.

El respeto a  la naturaleza, el cuidado al medioambiente, el disfrute de unos días intensos, llenos de aventura y aprendizaje.

La armonía entre los amigos en el campo, degustando una barbacoa o los días bajo la lluvia, irrespetuosa hacia mis pocos día libres, estos momentos me han acompañado de forma indeleble en estos años.

La máquina, que inicialmente me hablaba nada más que con un silbido agudo y molesto para mi oído, se había convertido, poco a poco, en un concierto de sonidos tan variados e interesantes, que cuando la reponía en su funda, mi mente vibraba impaciente, pensando en empezar otro día de pasión y alegría con ella, soñando con las mil y una aventura que nos pudieran ocurrir a los dos. Amiga fiel de una vida, llena de emociones y recuerdos imborrables.

Con los años aprendimos a convivir y descubrí que con ella, mi formación cultural se había fomentado y perfeccionado. La electrónica, la tecnología y el conocimiento de los productos y marcas, presentes en el mercado; el control y respeto de la leyes y de la propiedad; los principios básicos del cuidado hacia el medioambiente, la belleza de la naturaleza, el análisis histórico-cultural, la práctica de la geografía y topografía, el estudio de los minerales, la numismática, el mar y la playa y todo lo que, con esta maravillosa máquina, se podía practicar, en el respeto de los demás y hasta ayudar, en muchas ocasiones a las autoridades, administración y asociaciones, en el desarrollo de sus funciones y actividades.

Todo este mundo se me abría de improviso y con una variedad poliédrica de información, que llenaba mis días libres, sobrepasando todos los otros intereses y hobbies, que tenia y había tenido anteriormente.

Estoy seguro que estos hechos os han ocurrido también a vosotros, queridos amigos. Lo hemos pasado demasiado bien, especialmente los más viejos en este hobby, que, como los grandes cazadores, cuentan aventuras tan llenas de significado, que no podemos permitirnos que se queden sólo en un recuerdo.

Sí. ¡Porque de recuerdos se trata! A menos que no hagamos algo serio y fuerte, para defender nuestro estilo de vida. ¡La del Detectorista!

Demasiados abusos, sea por parte de algunas personas que representan la administración y sea por nuestra parte, han fomentado la línea neta y cruda, que nos divide entre los unos y los otros.

El detector no es sólo un instrumento ideado para ser utilizado de forma académica o profesional. En estas décadas se ha convertido en una forma de expresarse, una cultura y parte integrante de un grupo numeroso de ciudadanos, que quieren seguir disfrutándolo.

Es por esto, que hace años decidí apuntarme a la Asociación Majerit y seguir mi deseo de defender el hobby como Presidente de aquella  y hoy, con mayor determinación y vigor, sigo el camino, anunciando con orgullo, que acaba de nacer la nueva Federación Española de Detección Deportiva (FEDD).

En estos años, hemos trabajado para dar un aspecto y substancia de dignidad y honestidad a este hobby, recuperando aquella imagen de positividad que se merecía, en el respeto de las leyes de nuestro territorio y europeas. Las concentraciones, actividades y promociones, bien desarrolladas por nuestra parte, han sido siempre objeto de acciones contrapuestas y conflictivas, por parte de la ignorancia de algunos ciudadanos, mal informados. Si es verdad, que hemos tenido algunas personas, las cuales han manchado nuestro hobby con acciones en contra de la ley, utilizando el detector de forma fraudulenta, también es verdad, que se han desarrollado decenas y decenas de actividades lúdicas, implicando familias, niños, ancianos y miradas a la descontaminación del medioambiente, al sano divertimiento de las personas y a la elevación cultural de todos.

Es hora de poner un punto a esta historia. Es hora de cambiar y mejorar.

La nueva Federación nace con la ilusión de poder aglutinar todas las personas y asociaciones, que quieran disfrutar de un hobby deportivo, en el respeto a las leyes y practicando todas las actividades, que se puedan hacer e inventar con el detector. Actividades desarrolladas de forma sana y armónica, para el bien común de todos y de los que aprecian los valores éticos y culturales, que puedan llenar una actividad como esta.

Es nuestra intención poder ser escuchados por la administración aquí y en Europa, para cambiar las leyes de forma más democrática y reglamentada, de forma que podamos respetuosamente ejercer nuestras actividades, sin la preocupación de tener miedo en todo lo que realizamos, como si estuviésemos haciendo algo malo desde el principio.

Por eso nuestra actividad principal, a parte de reglamentar y organizar las actividades deportivas del hobby, será la de llegar a Bruselas y crear, conjuntamente con otras Asociaciones Europeas, una Federación Europea y poder obtener una reglamentación al estilo de la Inglesa o mejor, para poder implementar concentraciones libremente, con las debidas autorizaciones, ayudar a la administración en sus actividades y reglamentar con certificaciones, cursos y actividades el hobby, al estilo de lo que ocurre con el tiro o la caza. Esto aportará una notable actividad social, económica y lúdica, en beneficio de todos y para todos.

Apreciados compañeros, esto es nuestro sueño, nuestro deseo es hacerlo realidad.

Contamos con vuestra ayuda. Dejad atrás vuestros miedos e inscribiros a la Federación para apoyar nuestro sueño, el sueño de todos.

Stefano Andreini
Presidente Honorífico de la FEDD

Ir a la barra de herramientas